Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si sigue navegando, entendemos que acepta su uso.
Para cambiar la configuración o más información Política de Cookies
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner









30-12-2011 FEPECO señala que la recuperación económica pasa necesariamente por la reactivación de la construcción

Tal y como estaba previsto, ayer se desarrolló la Asamblea General Ordinaria Anual de FEPECO, en la que el presidente de la Federación, Antonio Plasencia, se mostró confiado en la recuperación del sector de la construcción durante 2012, a pesar de las sombrías previsiones económicas para los primeros meses del próximo año. Una recuperación vital para la creación de empleo y actividad, a la vista de que el sector turístico no puede tirar de toda la economía canaria, ni generar todos los puestos de trabajo que demanda la sociedad canaria.


En su discurso ante la asamblea, Antonio Plasencia manifestó que los empresarios del sector están dispuestos “a liderar de nuevo el crecimiento económico de nuestra tierra, porque tenemos la responsabilidad de ser los impulsores de la economía, como ha sido siempre”, dijo. Y recordó que “nos enfrentaremos a quien quiera paralizar la construcción, pero tenderemos una mano a los que apuesten por fortalecer al sector”.


El presidente de FEPECO enumeró las peticiones de la patronal para 2012: “Solicitamos al Gobierno de Canarias más inversiones públicas en infraestructuras y en viviendas de protección oficial, así como un apoyo decidido y valiente a la rehabilitación y la reforma de las zonas degradadas de nuestras ciudades y pueblos. A los Cabildos pedimos un plan de inversiones en obras comunitarias, que son las que verdaderamente crean empleo, y la adjudicación de las obras públicas al mayor numero de empresas posible, repartiendo el trabajo entre todas, especialmente entre las pequeñas y medianas empresas locales. Y a todas las Administraciones demandamos que hagan efectivo el pago de todas las deudas que tienen con nuestras empresas. Si se nos abonaran lo que se nos debe por trabajos ya realizados y concluidos, muchas empresas no estarían al borde del cierre. Los empresarios de la construcción solo pedimos trabajo, para a su vez crear empleo, que es la verdadera demanda de miles de canarios”.


Durante el transcurso de la asamblea, el máximo responsable de FEPECO hizo un repaso de la actividad de la Federación durante 2011 y los problemas del sector. Un año que calificó de “muy difícil y complicado”, tanto para las empresas como para los trabajadores de la construcción, que se suma a un largo periodo de crisis que arrancó en el verano de 2007, y que se ha caracterizado por una importante desaceleración de la actividad en el sector en todos los ámbitos. En este sentido, desde FEPECO se considera que la crisis ha puesto a cada uno en su sitio. “No fuimos los empresarios de la construcción los culpables de la crisis, sino todo lo contrario. Hemos sido los verdaderos perjudicados directamente por unas prácticas no demasiado ortodoxas por parte de las entidades financieras, verdaderas responsables de la situación que hoy estamos viviendo, junto a la “voracidad” de las distintas Administraciones Públicas, por recaudar vía impuestos y “desangrar” económicamente a las empresas, quitándole su liquidez para emprender nuevos proyectos e invertir ”, manifestó Antonio Plasencia, que continuó diciendo que “cuando comenzaron los primeros síntomas de la crisis, enseguida desde los distintos medios de comunicación se empezó a hablar del pinchazo de la “burbuja inmobiliaria” o de la “crisis del ladrillo”, como se quiere denominar despectivamente a nuestro sector. Pero es el sistema financiero quien está en quiebra y el verdadero culpable de la recesión económica que sufrimos”.


Para Antonio Plasencia y la junta directiva de FEPECO, la crisis económica ha demostrado que la construcción es el motor de la economía, una locomotora que tira de otros muchos sectores. “Desde el momento que el sector se ha ido paralizando, paralelamente se han ido estacando otras actividades. Lo que está evidenciando la realidad actual es que si la construcción no tiene un mínimo de actividad, la economía se paraliza. Esta es la realidad, aunque haya personas que no la quieran reconocer, y busquen denodadamente en otros sectores la ansiada recuperación económica. Solo venceremos a la crisis si se ponen los mecanismos y medios necesarios para que el sector de la construcción pueda recuperar niveles de actividad productivos. De lo contrario, seguiremos cayendo en un pozo sin fin”, aseguró el presidente de la patronal.


La construcción, generadora de empleo


Un aspecto sobre el que Antonio Plasencia insistió especialmente fue el de la capacidad de generación de empleo del sector. Recordó que los datos demuestran que el aumento del paro es proporcional al estancamiento de la construcción. “Y no hay ningún sector económico capaz de generar empleo tan rápidamente como el nuestro. El sector servicios y el turismo nunca tienen el empuje y la capacidad generadora de empleo que tiene la construcción. La realidad nos da la razón. Después de varios años con un comportamiento positivo en el sector servicios y en concreto en el turismo, hemos visto que es incapaz de absorber el paro que ha dejado la construcción. En el resto de países de nuestro entorno han tomado nota de esta realidad, y están poniendo en práctica políticas de fomento de la actividad constructiva, como la única capaz de generar el empleo suficiente y necesario para activar la economía”.


En este punto, Antonio Plasencia también recordó la importante contribución de la construcción a las finanzas municipales en los años de bonanza, y como ahora las entidades locales tienen unas estructuras burocráticas imposibles de mantener. “Los que verdaderamente ganaron dinero, vía impuestos, en los años expansivos de la construcción fueron las distintas Administraciones Públicas”, aseguró.


Política expansiva


Por último, y ante los anuncios de más recortes presupuestarios por parte de las diferentes Administraciones, el presidente de FEPECO señaló que ahora es el momento de invertir y no de recortar, por lo menos en el capítulo de inversiones. “Los recortes tendrían que venir de gastos de personal, de representación y de otras partidas que son improductivas directamente, pero nunca de las inversiones”, dijo. Y enumeró los efectos positivos que sobre el empleo y la generación de actividad tendría la inversión en política de vivienda de protección oficial y de rehabilitación y reformas de todo el parque público de viviendas en Canarias, “que se encuentra muy deteriorado”, según dijo. Y en línea con esta afirmación, destacó la importancia de estas inversiones para desarrollar nuevos nichos de trabajo y empleo en el sector de la construcción. “Tenemos que cambiar los parámetros; se tiene que ir a la rehabilitación y conservación de lo ya ejecutado. En FEPECO, con la aportación, ideas y sugerencias de muchos empresarios y profesionales del sector, hemos creado el Registro de Empresas de Rehabilitación y Reformas, RRR, enfocado a esta filosofía de apuesta por el mantenimiento frente a la obra nueva”, apuntó Antonio Plasencia, que concluyó su intervención manifestando su convencimiento de que “al igual que ha pasado en otras crisis, también saldremos adelante, porque los empresarios de la construcción estamos acostumbrados a superar obstáculos. Volveremos a ser los artífices de la tan ansiada recuperación económica”.


En la foto adjunta aparecen Diego Vega (vicepresidente), Antonio Plasencia (presidente), Óscar Izquierdo (director gerente) y Ángeles Palmero (vicepresidenta) de Fepeco, en un momento de la Asamblea.