Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si sigue navegando, entendemos que acepta su uso.
Para cambiar la configuración o más información Política de Cookies
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner









14-3-2012 Fuera de ordenación

ABC - ARTÍCULO DE ARTURO TRUJILLO


A veces, en política, se toman decisiones difíciles de entender por los ciudadanos. Es justamente lo que hace unos días se produjo en el Parlamento de Canarias con el rechazo de CC y PSOE a una propuesta que la diputada del PP, Cristina Tavío, elevó a la consideración del pleno de la cámara regional para intensar salvar el “fuera de ordenación” de ese Plan General de Ordenación (PGO) de Santa Cruz que tiene en vilo a casi la mitad de los ciudadanos de la capital. Y es que para terminar con esa “figura” que bloquea el planeamiento de la ciudad, Tavío planteó la modificación del artículo 34 de la Ley del Territorio de Canarias. Pero socialistas y nacionalistas, imbuidos en su ya tradicional línea de absoluta incoherencia, la rechazaron sin siquiera explicar los motivos y a pesar de que la mayoría de los especialistas en la materia opinan que este es la única fórmula posible para eliminar, de verdad, el “fuera de ordenación”. Y que de no hacerse así, es posible que la aprobación del plan se eternice, al menos hasta que se resuelvan los nuevos recursos que, sin duda, los ciudadanos volverán a imponer.


Leí hace unos días en el periódico El Día, una serie de artículos de Antonio Plasencia, presidente de FEPECO, en relación con este asunto. Coincido con él, en que muchos de los problemas que tiene esta ciudad y, de manera especial el del paro, derivan de la no aprobación del plan. Y como bien señala el presidente de la patronal de la construcción, el PGO no solo es importante para la construcción de nuevas viviendas, sino también como herramienta que facilite la apertura de nuevos comercios, oficinas e industrias; para la reactivación turística; para establecer nuevas dotaciones sanitarias, educativas y culturales y para la rehabilitación de barrios y espacios degradados. Y, con toda la razón del mundo, acusa de este retraso a los políticos.


Aunque pueda parecer una perogrullada, creo necesario recordar que este es el asunto de mayor trascendencia que tiene sobre la mesa el ayuntamiento de Santa Cruz. Porque se trata de una pieza clave para poder modificar la situación actual y afrontar una nueva etapa de crecimiento, progreso y modernidad de la ciudad. Y hasta tal punto es así, que FEPECO, junto con la Cámara de Comercio, promueven un manifiesto empresarial en favor de su inmediata aprobación. Y ya han anunciado que los proyectos paralizados y las inversiones previstas en el municipio, podrían generar unos siete mil empleos directos. Algo que niegan desde la plataforma, pero que en mi opinión es absolutamente creíble, puesto que son los empresarios los que crean empleo. Como dice Plasencia en su último artículo, en estos momentos difíciles la aprobación del PGO es básica. “Y si se quiere, se puede”.