Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si sigue navegando, entendemos que acepta su uso.
Para cambiar la configuración o más información Política de Cookies
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner









18-3-2012 Un plan para que Santa Cruz respire

La capital tinerfeña necesita un balón de oxígeno. Tras años de parálisis municipal, enredos judiciales e inacción, ha llegado la hora de sentar las bases para reconstruir una ciudad renqueante, agobiada por el desempleo y sin rumbo, sin esencia, sin modelo. Y la brújula es el Plan General de Ordenación de Santa Cruz de Tenerife, documento de planificación que animará la inversión de la empresa privada, con la consiguiente creación de empleo, y encauzará la ciudad hacia el progreso.



El Ayuntamiento de Santa Cruz aprobará el documento en un pleno ordinario el día 30 de este mes, pero lo hará de forma parcial, ya que pedirá a la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias seis meses más para buscar una solución a los sectores de suelo urbanizable en Montaña Fumero y Costa Cardón; a la Zona de Actividades Logísticas (ZAL); a Las Teresitas y a Las Huertas, así como a las 1.500 edificaciones que se encuentran fuera de ordenación y que han supuesto un auténtico escollo para bendecir el Plan General. La corporación local aprobará, por tanto, el 86,78% del suelo urbano del municipio, en un documento que incluye las 45 correcciones exigidas por el Gobierno, y entrará en vigor en abril o mayo, cuando le dé el visto bueno la Cotmac.



El PGO corregido es jurídicamente más seguro, por lo que los empresarios tendrán mucho menos temor a invertir, se podrá edificar en los solares y tanto particulares como pequeñas y medianas empresas contarán con un instrumento que traerá progreso e inversión. Un ejemplo de ello es que dotará a la capital de 25.000 plazas de aparcamientos, cuando en la actualidad solo hay 6.000.



La pelota está ahora en manos de los grupos municipales, que deben decidir el sentido de su voto pensando en el futuro más inmediato de Santa Cruz y de sus gentes. Ojalá la sensatez invada la Casa de los Dragos el día 30 y el instrumento planificador reciba la bendición de los representantes de los santacruceros.



Pero el PGO no es la única solución a todos los problemas que ahogan a la ciudad. Las arcas del Ayuntamiento están vacías y se hace precisa una concienzuda gestión para recaudar, para lograr inyecciones económicas de administraciones supramunicipales que permitan al equipo de gobierno prestar los servicios que requieren los habitantes de la cocapital de Canarias. Necesita también la colaboración de entidades, asociaciones y agentes sociales para articular el modelo de ciudad. Es el caso de la patronal de la construcción de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco) y el Colegio de Administradores de Fincas de la provincia, que han firmado un convenio pata potenciar las obras de rehabilitación en edificios para aumentar el empleo y combatir la competencia desleal y la economía sumergida en el sector de las reformas. De esta forma, ambas entidades canalizarán las obras de rehabilitación con el servicio que prestan las entidades afiliadas a Fepeco en toda clase de edificaciones, como comunidades de propietarios, viviendas, oficinas, locales, naves industriales propias o en alquiler y centros comerciales, entre otras. Algo muy necesario para Santa Cruz.



La ciudad ha de renacer de sus cenizas y el Plan General y las iniciativas son una buena base para empezar la reconstrucción.